Cella y Épila firman tablas en El Carro en un partido, donde mandó la “mieduna” y el escaso juego por ambas partes.

Cella 1 Épila 1
Cella y Épila firman tablas en El Carro en un partido, donde mandó la “mieduna” y el escaso juego por ambas partes.
Fernando Rosel/directivo del C.F. Épila

Interesantísimo partido, a priori, el celebrado en El Carro turolense de Cella, en donde los locales 6º en la tabla con (18, +6) inesperadamente irregulares en este tramo de la liga, recibían al Épila como líder de la clasificación con (28, +21), siendo además hasta el momento el equipo más goleador y el menos goleado y manifestación clara de la regularidad futbolística en cuanto a resultados se refiere, siendo ya seis jornadas consecutivas las que llevaba el líder sin conocer la derrota.
Ante estos números y sobre el papel, era esperable que los epilenses pudieran sumar algo en Cella, pero tampoco se descartaba que los locales, espoleados por la motivación que da jugar contra el líder en su propio estadio, quisieran darse el gusto de recortarle los largos espolones y la larga cresta al, hoy por hoy, más poderoso gallo de corral. Así las cosas, el encuentro partía pues como uno de los platos fuertes de la jornada.

IMG_3197
El encuentro se celebró sobre el césped artificial que presentaba un excelente estado, en una tarde húmeda y fría, con no demasiado público local, y un buen puñado de seguidores epilenses.
El equipo arbitral estuvo muy acertado en la primera mitad, pero el colegiado Sr. Gimeno Otal dio claras muestras en la segunda mitad del encuentro de venirle este encuentro como “un zapato del 43 en un pie del 39”, por lo que podemos decir que la actuación del colegiado, como la luna, tuvo dos caras, una que coincide con la primera parte del encuentro, meridianamente clara y solvente, y la otra que corresponde a la segunda parte del mismo, oscura y muy discutible, en lo que se refiere a saber controlar un partido, que conforme avanzó la segunda parte, se le empezó a poner bronco y no supo gestionarlo ni con eficacia, ni con experiencia, por lo que globalmente pensamos que su actuación fue de “suspenso” al ir claramente de más a menos, a pesar de que su primera parte fue de notable alto, pudiendo incluso haber influido en el resultado, al pitar un penalti nada claro a favor de los locales, que fue muy protestado,
En lo concerniente al primer acto del encuentro, el Épila salió queriendo el balón y jugando con cierta intensidad de cara a la portería rival, buscando ataques hacia la portería local, y ya en el minuto-2 tras una jugada trenzada, Excelencias Vicente tiene la oportunidad de haber abierto el marcador y, en boca de gol, salva el portero cellano Catalán.
-En el minuto-3 el jugador del Épila El Galgo Dani entra con velocidad en el área del Cella, pero hace mal el primer control de balón y no puede culminar la jugada con precisión delante de la portería cellana.
-En el minuto-24, el Épila a través de El Galgo Dani, AdrianMaster y Excelencias Vicente, consigue una buena combinación que acaba con tiro de este último, llevando cierto peligro a la portería local, pero sin consecuencias en el marcador.
-En el 25 es el Cella quien consigue combinar y llevar el peligro a la portería epilense, con un cabezazo que sale muy alto por encima del larguero del Gato Fabre.
-En torno a la media hora de esta primera parte, el juego va entrando en un registro cada vez más plano e insulso.
-En el 35 es el Cella quien tendría unos minutos de mayor presión y dominio, hasta las postrimerías de esta primera parte. Pero es el minuto-43 cuando el Épila va a llegar al área del Cella con una combinación entre El Galgo Dani, AdriánMaster y Excelencias Vicente que concluye con un buen cabezazo de este último buscando la escuadra izquierda de la portería cellana defendida por Catalán, que se no logra encontrar el espacio de los tres palos.
Se llega así con el cerocerismo inicial al final de la primera parte del encuentro, con un ligero dominio del Épila y con escasez de llegadas locales a la portería visitante, pero en cualquier caso sin que el partido tuviera un dueño claro.
El segundo acto del encuentro, el Cella sale con cierto brío en los momentos iniciales, pero entrando enseguida en un dominio alterno insulso a todas luces por ambas partes, practicando muchos minutos un centrocampismo estéril, que apenas provoca emocionar ni a seguidores locales ni visitantes y en donde, en cualquier caso, las defensas pudieron siempre con las delanteras en ambos conjuntos.
No obstante, en el minuto-16, el Épila va a disponer de una de las ocasiones más claras del partido para marcar, cuando tras una buena jugada de Excelencias Vicente, hace el pase de la muerte al centro del área, donde El Sombras Sidy llega al remate hacia portería, pero su disparo es muy tapado por la defensa y el portero cellano.
-En el 18 y como consecuencia de ese dominio alterno pero infructuoso, es el Cella quien consigue llegar a las inmediaciones de la portería epilense, pero su portero el Gato Fabre diluye el peligro.
-En el 31, fruto de un mayor empuje de los locales se produce una caída, nada clara, en el área epilense de un jugador del Cella, que el árbitro juzga como penalti. La pena máxima es lanzada por Mario Navarro consiguiendo hacer el uno a cero para los locales.
El partido empezó a volverse bronco y a venirle grande al Sr. colegiado, produciéndose faltas, caídas, broncas y parones de juego continuos, que hicieron que el partido perdiera totalmente el poco brillo que hasta entonces había tenido en el juego, y aunque el Sr, Gimeno Otal puso todo lo que sabía en el terreno de juego, se le vio claramente su inexperiencia en estos lances.
Y así trascurre el partido, hasta que como consecuencia de los últimos arreones y en los estertores del encuentro, el jugador epilense El Galgo Dani, juega un balón por banda derecha que logra poner al centro del área cellana, la defensa y el portero local no logran entenderse, y el balón va peligrosamente sin dueño por las inmediaciones de la línea de gol. El jugador del Epila Gladiator Valdés entra con todo a querer celebrar su vuelta al equipo con un gol, no lo consigue pero al rebotar el balón en él, le cae como un regalo del cielo a Excelencias Vicente que con toda la frialdad del mundo, no tiene más que empujar el balón a las mallas cellanas, poniendo las tablas definitivas en el marcador.
Con este empate, el Épila sigue afianzado en el primer puesto de la clasificación una semana más con (29, +21), mientras que el Cella se queda el 6º con (19, +6), bien situado en la tabla al acecho de escalar más posiciones en la tabla.
Dada la dinámica del encuentro, el Épila da por bueno este punto conseguido en los últimos momentos del encuentro, frente a un equipo siempre muy difícil de batir y, especialmente, en su terreno, manteniendo una semana más su liderato en la clasificación. Mientras que el Cella, acaba con la sensación más de haber perdido dos puntos que de haber sumado uno, al recibir el empate en los últimos momentos del encuentro.
Una vez más, aunque no fue claramente una buena tarde de juego para el Épila, quiero enviar desde esta crónica, mi felicitación a los técnicos del Épila, y a todos y cada uno de los jugadores participantes, por el derroche de compromiso y entrega, demostrados en el campo.
Y también al Cella que, aunque tampoco desarrolló el nivel de juego al que nos tenía acostumbrados, demostró en todo momento su clara motivación por competir hasta el final de manera deportiva, de cara a llevarse los tres puntos, demostrando ser un equipo que pondrá las cosas muy difíciles a cualesquiera que sean sus rivales.
Destacar por último, el buen trato dispensado a toda la directiva del Épila y a sus seguidores desplazados a Cella, por parte de la directiva de este club y, de manera muy especial, la actitud y el saber estar de su presidente. Muchas gracias a todos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.