Un “chispazo fulgurante” en el primer minuto de la segunda mitad, y un error arbitral de bulto, dan la victoria al Brea colocándolo a tan solo un punto, del todavía líder Épila.

Brea 2 Épila 0

Fernando Rosel/directivo del C.F. Épila

El Brea 2º en la tabla, 39 puntos, golaverage a favor de +28, y con una dinámica de victoria-victoria-victoria en sus tres últimos partidos recibía al Épila líder, 43 puntos, golaverage a favor de +30, y con una dinámica de victoria-empate-empate en sus tres últimos compromisos.
Se trataba del partidazo de la jornada entre de los “dos gallos” que en este momento “están cantando más alto en el corral de la liga”, disputándose la conquista del liderato. El “gallo” epilense se presentaba de momento como “gallo principal”, aunque el “gallo breano”, en las últimas jornadas, había conseguido “recortarle bastante los espolones”, de cara a poder arrebatarle el privilegio del liderato.
El choque entre estos dos grandes equipos de la preferente, presentaba el aliciente de jugarse algo más que los tres puntos ordinarios, ya que dado que el Épila venció en la ida en La Huerta, el Brea se jugaba también el golaverage particular que, en caso de empate a puntos, daría ventaja en la posición al equipo que mejor lo tuviera.
El Épila, aun perdiendo este encuentro, mantenía ventaja suficiente para seguir siendo líder, aunque con tan sólo un punto de diferencia respecto de los breanos, por lo que en caso de producirse la victoria local, la liga pasaba a estar en un pañuelo en lo que a los puestos de ascenso se refiere.
El factor campo, jugaba en principio a favor de los breanos que, por el contrario, les hacía sentir mayor presión que a los epilenses, debido a la mayor necesidad de ganar delante de sus incondicionales. Además, los breanos se enfrentaban también al hecho de que los epilenses llegaban a Piedrabuena, sin perder todavía ni un solo encuentro fuera de su terreno de juego,
El partido se jugó en superficie de césped natural, que presentaba un buen estado, en una tarde ventosa y fría y con buena asistencia de seguidores de ambos equipos.
El colegiado Sr. Díaz Luque estuvo muy mal, especialmente en la segunda parte, abusando de tarjetas innecesarias y algunas de ellas muy injustas, cometiendo errores algunos de ellos de bulto, que condicionaron el resultado final, y perdiendo el control del partido con interrupciones de juego que no supo gestionar adecuadamente en ningún momento, notándose muy nervioso en la segunda parte, en un partido donde los lances del juego no le ofrecieron, en ningún momento, ninguna dificultad notable por parte de los jugadores ni por parte del público asistente, como para que perdiera los papeles, como de hecho los perdió especialmente conforme avanzó la segunda parte, erigiéndose de manera incomprensible en el protagonista del encuentro, que es justamente todo lo contrario a lo que se supone tiene que ser una buena actuación arbitral. En fin, un arbitraje digno de ser analizado por el observador colegiado de turno, para que se tenga en cuenta de cara a la carrera arbitral del Sr. Díaz Luque.
Por lo que a la primera parte del partido se refiere, el viento dificultó en demasía el que pudiera realizarse un juego vistoso, habiendo demasiadas interrupciones de juego con balones que se salían fuera de la superficie por las bandas, evitando así el lucimiento de juego que ambos contendientes estaban en condiciones de ofrecer.
En este primer, aunque no hubo un dueño claro, fue el Épila quien tuvo más oportunidades de cara al gol, y ya en el minuto-9 los epilenses disfrutaron del llamado “minuto de las dos ocasiones”. En primera instancia es el Galgo Dani quien en una buena jugada logra meter un centro envenenado que llevaba marchamo de a no ser porque Ismael logra despejar a córner en una magnifica intervención, cuando el balón se colaba ajustado al larguero.
En este mismo minuto y justo a continuación, el Mono Esteban bota un buen saque de esquina, al que lega Gladiator Valdés rematando de cabeza a portero batido, pero el balón sale desviado por encima del travesaño breano.
-En el minuto-16, es el Brea quien hace una buena incursión en el área epilense, pero tapa bien el portero el Gato Fabre, siendo además objeto de falta.
-En el minuto-18 el Brea dispone de la ocasión más clara de marcar, tras un potente lanzamiento desde fuera del área que, favorecido por el viento, coge más fuerza y cuando parecía entrar a gol, el larguero se encarga de rechazarlo desviándolo a saque de esquina, que botado por los breanos acabaría sin consecuencias para el marcador.
En este primer acto, el peligro se buscaba a base de balón parado y de intentar balones largos para coger por sorpresa la espalda de las defensas de ambos equipos.
En el minuto-31, CutFull Pierre hace un buen servicio a banda contraria, donde recibe AdriánMaster, pero casi sin ángulo intenta colocar el balón al palo corto de la portería breana, pero Ismael bien colocado recibe el balón más como un “manso regalo”, que como un lanzamiento en busca de gol.
-En el minuto-33, el Épila lo vuelve a intentar esta vez con la pareja CutFull Pierre y el Mono Esteban, quien dentro del área logra prolongar el buen servicio de su compañero de equipo CutFull, pero el balón se va por arriba de la portería breana.
-En el minuto-41 el Galgo Dani, tendría la opción de adelantar al Épila en un mano a mano con el portero breano Ismael, pero éste termina haciéndose dueño del balón, cancelando el peligro de cara al gol.
En el segundo acto del encuentro, se produce una salida muy intensa del Brea, y nada más de sacar del centro del campo, antes de que se cumpliera el minuto-1, se produce “un zarpazo fulgurante” de los breanos, que concluye con un excelente tiro ajustado al palo, al que responde el portero epilense el Gato Fabre con una fenomenal parada, desviando el balón a córner.
Se bota de inmediato el saque de esquina y el jugador breano Héctor Sarria, hace el uno a cero para su equipo.
A raíz de este tanto, el Épila coge el timón del partido llevando a cabo continuas aproximaciones al área del Brea, pero sin conseguir batir al portero Ismael, siendo los momentos más claves los siguientes:
-Minuto-11, el jugado epilense AdriánMaster, dentro del área, consigue sacar un buen zapatazo entre los tres palos, que obliga al portero del Brea Ismael a realizar una excelente intervención, taponando un balón con mano derecha cuando se colaba ajustado al palo corto.
-En el minuto-24, el jugador epilense el Galgo Dani realiza un jugadón por banda izquierda driblando a varios defensas breanos, al que se le niega el merecido premio del gol.
-En el minuto-34, el Sombras Sidy bota una falta colocando el balón en el corazón mismo del área, donde entra el bravo jugador epilense LionHeart Rubén que logra tocar y prolongar balón, pero se le va alto por encima de la portería breana.
-Justo dos minutos más tarde, en el 36, en una aproximación breana al área epilense, el árbitro comete el error más de bulto de la tarde, sacándose de la manga un penalti inexistente, que lanzado por Gonzalvo, pone el definitivo dos a cero en el marcador para los locales.
-En el minuto-37, el jugador del Épila AdriánMaster tiene en sus botas la ocasión de reducir la ventaja en el marcador, ejecutando una bonita vaselina, que obliga al meta del Brea Ismael a realizar un paradón con corrección de posición incluida, cuando ya se cantaba el gol.
A partir de aquí el partido trascurrió con continuas interrupciones de juego, y saque de tarjetas arbitrales, dejando mucho que desear la actuación del colegiado en un partido que, sin presentar grandes complicaciones terminó, durante buena parte del segundo acto, yéndosele de las manos y tiñendo de caserismo su actuación.
Podemos decir en síntesis que el viento deslució mucho el jugo que ambos equipos podían haber ofrecido, que el Brea puso los goles y el Épila puso muchos más minutos de buen juego, y que el árbitro en la segunda mitad se descompuso, se dejo atacar por el “virus del caserismo”, y terminó siendo desgraciadamente el protagonista del partido.
Con esta victoria el Brea sigue segundo pero consigue recortarle tres puntos más al Épila que continua líder a tan sólo un punto, consiguiendo además los breanos obtener la ventaja en el golaverage particular, que podría serle útil en el caso de empate final a puntos.
El Épila por su parte, ve como el colchón de puntos que tenía sobre sus más directos rivales, le queda al mínimo en el caso del Brea, y le obliga a estar más metido en los partidos próximos, para evitar ser desbancado en de su posición.
Como siempre hay que seguir felicitando a todos los jugadores del Épila, por todo lo hecho y puesto en el campo en este encuentro, ya que aunque quizás no merecieron este resultado adverso, pusieron como siempre suelen hacerlo, todo su empeño y esfuerzo en conseguir lo que hubiera sido posiblemente un resultado más justo.
Igualmente nos merece también nuestra felicitación, el equipo del Brea que con buen oficio y entrega, ha conseguido vencer al líder, cosa que hasta ahora ningún equipo había logrado cuando el Épila jugaba de visitante, colocándose en la clasificación a tan sólo un punto del liderato y, aunque queda todavía mucha liga, a buen seguro que, al final de temporada, será uno de los equipos a contar para el ascenso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.